¿Por qué Frida?

¿Por qué Frida?

Empiezo fuerte: para mí Frida no es un referente es un recurso.

Llevo demasiado tiempo queriendo escribir sobre “ella” y hoy me arranco la tirita.

Resumen biográfico, pa´ las y los (vaya rollo este del lenguaje) que no me conozcan. Mi madre es una pintora autodidacta que tiene su Casa-Taller en La Habana, se auto retrata, ha tenido 4 matrimonios fallidos más un Diego y es una sufridora de manual. Yo viví con una Frida; la he mamado y conozco su amargura. Cuando cierro los ojos y recuerdo mi vida en Cuba, aparece el cuadro “Las dos Fridas” y en un lado está la Kahlo y en el otro, el reflejo de mi madre.

¿Se entiende no? Amo a mi madre, pero odio a la Frida en la que se convirtió.

Otro punto. Alejandra Picart está aprendiendo a deconstruirse y ser feminista y va a entrar en el espinoso mundo de la opinión pública.

Creo que Frida es un accidente natural para el feminismo. Había que colocar una figura en el centro y todas nos miramos en su dolor. Es muy fácil amarla. Fracturada, andrógina, mujer, artista, uniceja e irreverente. Sí a todo! Lo colocamos en una pancarta y todas “Somos Frida”. Lo siento, yo no compro. Ella solo fue una sobreviviente. Y la cosa no solo va por Diego porque ya sabemos que era una sumisa consciente, a la que no le dio la gana de decir “basta”; simplemente creo (y esto es muy mío) que estaba herida de sí misma. No le importaban las consecuencia porque cada día era un suplicio. Es más, si pudiera verse en este tiempo encorsetada en un movimiento que no pidió, nos mandaría a todas a la chingada.

Con esto ya acabo. Muchos me dicen que “abandone a Frida”…seré sincera: me cuesta no pintarla y se me da bien. Esto es oportunista pero es lo que tengo.

Fin.

No Comments

Post A Comment

Abrir chat